Venas testiculares

Venas testiculares

0
Compartir

En México, uno de cada cinco hombres sufre, alguna vez en su vida, inflamación de las venas en los testículos. En más de 50 por ciento de los casos, esta situación conlleva a problemas de infertilidad, la cual suele ser la causa de consulta pues el padecimiento en sí mismo no genera molestias.

Las venas poseen unas válvulas que ayudan a mantener el movimiento de la sangre hacia el corazón. En algunas ocasiones, sobre todo en las venas que recorren las piernas, hay fallas en las válvulas, lo cual provoca una acumulación de sangre y que se hinche la vena, situación que en algunas ocasiones provoca dolor.

Los reportes médicos indican que este problema se presenta cuatro veces más en las mujeres que en los hombres debido a factores hormonales y embarazos, entre otras causales.

Sin embargo, hábitos de la vida moderna como colocar una computadora en las piernas y trabajar durante horas en esa posición o utilizar ropa muy ajustada puede ocasionar un sobrecalentamiento en el área genital, y en el caso de los hombres, generar la dilatación de las venas situadas a lo largo del cordón que sostiene los testículos (cordón espermático).

A este tipo de inflamación se le denomina varicocele, explicó en entrevista con Letra S Jacobo Dabbah, especialista en medicina reproductiva, quien afirmó que este padecimiento es más común de lo que se piensa, pues se calcula que entre 15 y 20 por ciento de los hombres llegan a presentar varicoceles, y de este porcentaje, entre un 40 y 50 por ciento, pueden presentar problemas de infertilidad.

Fisiológicamente, comentó el director de la clínica Embryos, el varicocele se forma cuando hay una falla en las válvulas que controlan el flujo de sangre en el cordón espermático, situación que ocasiona que la sangre se quede “estacionada” y se acumule en las venas ubicadas junto al cordón, que también llegan hasta los testículos.

Lo más común, indicó, es que los varicoceles aparezcan del lado izquierdo del escroto debido al flujo natural de la sangre.

Los síntomas
En la mayoría de las ocasiones, afirmó el especialista, no hay un síntoma en particular que advierta al individuo la formación de algún varicocele en su zona testicular. Este problema se vuelve más difícil de detectar si se carece de una cultura de autoexploración constante, sobre todo en la adolescencia y juventud, ya que la mayoría de los casos se registran en hombres de entre 15 y 25 años.

Sobre su posible causa, Dabbah comentó que son idiopáticos, es decir, se desconoce realmente cuál puede ser el factor que determine su aparición y por qué se presentan en algunos hombres y en otros no. Algunos factores a considerar, indicó, son los golpes en el área de los testículos o la exposición del área genital a altas temperaturas a causa del uso de ropa ajustada, colocar la computadora sobre las piernas o acudir de manera constante a vapores y saunas.

Algunos síntomas de la presencia de varicoceles son un ligero dolor en el área genital o la sensación de una bolsa de gusanos en el escroto (bolsa de piel que cubre a los testículos); dolor al momento de tener relaciones sexuales o hacer un esfuerzo como sentadillas, y molestias y dolores cuando el área genital se expone a altas temperaturas en espacios como vapores y saunas o con ropa ajustada.

Para el especialista en biología de la reproducción humana, la detección de varicoceles se da, en la mayoría de los casos, cuando el hombre acude al médico por problemas de infertilidad, y en muy pocos casos, cuando hay dolor. Por esta razón, consideró importante que en caso de cualquier molestia en el área genital u observar que el escroto tiene un tono azulado se acuda al médico inmediatamente, pues, recordó, 50 por ciento de los casos derivan en problemas de infertilidad. En otras ocasiones, sobre todo en hombres jóvenes, son síntoma de un posible cáncer de testículo, mientras que en hombres mayores, de algún tumor en el riñón.

Tratamiento
De acuerdo con el integrante de la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción, el tratamiento para varicoceles es sencillo y es posible la recuperación en la mayoría de los casos. Lo más importante a considerar es lograr la desinflamación de las venas en corto tiempo, acotó.

En la mayoría de los casos se requiere del uso de un suspensorio (soporte escrotal) o alguna prenda ligeramente ajustada para brindar algún alivio al dolor o a la molestia por siete días o más, y la toma de algún medicamento que reduzca la dilatación de las venas, explicó Dabbah.

En caso de que el dolor persista, indicó, se requerirá de una ligera intervención quirúrgica para ayudar a restaurar el flujo de sangre en las venas adjuntas al cordón espermático.

Después del tratamiento, recomendó evaluar si el varicocele afectó la calidad de los espermatozoides o causó algún problema de infertilidad, el cual es remediable en la mayoría de los casos.

Autor: Leonardo Bastida Aguilar

Fuente: www.letraese.org.mx/2014/02/letra-s-2011-febrero-2014/

No hay comentarios

Dejar una respuesta