Vacuna, condón y profilaxis contra el odio para responder al sida

Vacuna, condón y profilaxis contra el odio para responder al sida

0
Compartir

El Clúster de VIH, Salud y Desarrollo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Fundación Ciudad del Saber, en colaboración con ONUSIDA, UNFPA y UNODC, pusieron a disposición la exposicion de Laurindo García, de Filipinas, quien nos acercó una mirada crítica sobre el enfoque de la respuesta al VIH en poblaciones más expuestas.

García relató que el placer, el sexo y la salud son elementos importantes en la respuesta mundial del VIH y el sida. Señaló que las decisiones personales se vuelven poco racionales y son sumamente emocionales, cuando las personas se enamoran o el deseo está presente en sus relaciones. Enfatizó también que la respuesta al VIH y el sida de los gobiernos nacionales deben considerar que las comunidades son diversas; reconociendo con sinceridad que hay más de una forma de brindar salud.

Además, hizo hincapié en el odio que se asocia a los comportamientos no normativos de la sexualidad, porque la promoción del uso del condón en todas las relaciones sexuales es ineficaz cuando persiste el odio en las relaciones de amor y deseo de las personas. Dijo también que la vergüenza afecta la manera en cómo se viven las personas e impide las prácticas de placer saludable. Los prejuicios existentes en la sexualidad de las personas también dificulta el financiamiento de programas destinados a población clave, como HSH y personas transgénero.

“Actualmente – afirmó García- estamos viviendo una epidemia de odio librada por el poder y la religión.

¿Qué se necesita hacer?

Con algo de ironía y de manera muy enérgica, García propuso trabajar en una agenda para erradicar y disminuir el odio y los prejuicios de las sexualidades no normativas. Primero, dijo, a todos los tomadores de decisión de nuestros países debe aplicárseles una vacuna contra el odio. En este sentido, la respuesta al VIH y el sida debe contar con programas que tengan la finalidad de prevenir el odio y prejuicios asociados al placer, al amor y a los deseos no normativos.

Segundo, la agenda de respuesta al VIH y el sida debe incluir condones contra la violencia, que nos protejan. García ejemplificó que este punto podría ser el hecho de búsqueda de servicios de salud más fácil, sin miedo y sin violencia. Los servicios de salud destinados a la salud sexual y reproductiva deben ser integrales y parte importante de su integralidad es que sean prestados en ambientes libres de violencia y discriminación.

Tercero, García mencionó que todo programa de la salud debe incluir profilaxis post exposición al odio. Esto, porque es importante incluir acciones que reduzcan el impacto y las secuelas en las personas que ya fueron expuestas a ataques de odio por su sexualidad. La profilaxis post exposición al odio, permitiría no escuchar los argumentos de odio fundamentalistas y ahorraría dinero a los programas de salud.

García finalizó refiriéndose a la agenda propuesta como una agenda que puede ser aplicada en beneficio de cualquier persona distinta a la norma, y consideró que la efectividad de la misma es la relación que sucede entre felicidad y salud de las personas. Cuando una persona es más feliz, sus prácticas que realiza son más saludables. García puso el renglón en que la felicidad es un tema de acceso a derechos, mencionando que “Toda persona tiene derecho al deseo, al amor y al placer”

El Hub presentó a algunos comentaristas, entre ellos, Juan Jacobo Hernández, histórico activista por los derechos de la diversidad sexual y la respuesta al VIH en México. Hernández comentó que las personas transgénero en Latinoamérica buscan el reconocimiento de sus derechos civiles, en particular el reconocimiento de su identidad de género, y agregó que las respuestas al VIH y el sida en la población transgénero deben estar encaminadas a un incremento de sus capacidades para el ejercicio de su sexualidad. Esta es una de las rutas que de pueden incorporar desde las organizaciones civiles, así como fortalecer a las organizaciones dirigidas por este grupo de personas.

La respuesta comunitaria de prevención al VIH y el sida desde la mirada de García, son aquellas respuestas que accionan antes, durante y después de prácticas de odio y de violencia en la vida de las personas. Y sólo una estrategia que atienda ese antes, ese durante y ese después de las problemáticas de las poblaciones clave podrá acelerar el ritmo de cero discriminación, de cero nuevas infecciones de VIH y de cero muertes a consecuencia del sida.
La agenda está planteada, solo hace falta seguirla.

Fuente: Corresponsales clave

No hay comentarios

Dejar una respuesta