Un medicamento para conseguir la cura funcional del VIH

Un medicamento para conseguir la cura funcional del VIH

0
Compartir

El objetivo, según los investigadores, es eliminar el virus en el 99,99% de los pacientes

El ensayo clínico en fase II comenzará en septiembre con 36 pacientes

Serán tres inyecciones que se darán directamente en los ganglios

CLARA MARÍN Madrid

Actualizado: 14/04/2015 18:25 horas

Ya están listos todos los preparativos para que, en septiembre de este año, empiece un ensayo clínico en fase II con 36 pacientes que pretende validar una vacuna terapéutica (esto es, no preventiva) contra el virus del sida. El primer paso se ha dado esta mañana, cuando la Unidad de Investigación y Desarrollo del Programa de Terapia Celular de la Universitat de Barcelona ha presentado la acreditación de una sala con un tipo de contención muy específica en la que se desarrollará dicho ensayo, que estará liderado por el Hospital Clínic de Barcelona. Con este proceso, se pretende conseguir la “cura funcional” de pacientes ya infectados por el virus.

La vacuna ya fue probada en un anterior estudio clínico con 36 pacientes, demostrando una eficacia del 94%. Ese 6% restante se debió a que la vacuna se inyectó bajo la piel y no directamente sobre los ganglios. Ahora, según explica a este periódico Josep Canals, coordinador del programa de terapia celular de la Universidad de Barcelona, “no se va a administrar vía subdérmica, sino directamente en los ganglios“, lo que haría que penetrase mejor. El objetivo, explica Canals, “es eliminar el virus en el 99,99% de los pacientes“.

Según el coordinador del programa, esta vacuna -a la que él se refiere como “medicamento”- serviría para “cualquier enfermo de sida”. Se trata, según se ha explicado esta mañana, se una terapia “totalmente personalizada”, ya que se obtiene a partir de células del propio paciente.

Tal y como ha explicado a EL MUNDO Canals, el proceso consiste en que primero se quitan al paciente los antirretrovirales que está tomando, “para que la carga viral aumente” y la infección vuelva a manifestarse. A continuación, “se le saca sangre para poder multiplicar el virus en el laboratorio”.

Después, el paciente volverá a tomar antirretrovirales para que descienda la carga viral. Entonces, “se le saca la sangre y de ésta se aíslan las células dendítricas”. A continuación, se juntan estas células con los virus inactivos, “lo que estimulará las células dendítricas”. Esta mezcla es el medicamento, que se vuelve a instalar dentro del paciente para estimular su sistema inmunitario.

La idea, cuenta Canals, “es que al paciente se le administren tres inyecciones, y el objetivo es que sea definitivo”, esto es, que se elimine el virus de su cuerpo. No obstante, el investigador recuerda que esto es un ensayo en fase II, y que hay que esperar a que el proceso llegue a su fin para confirmar estos datos. En cualquier caso, no hay que olvidar que la experiencia que ha habido hasta el momento con vacunas terapéuticas es que, aunque esta haya arrojado buenos resultados, si el enfermo abandona su tratamiento habitual, la infección vuelve a aparecer.

Canals cree que, si esta vez funcionara, “las personas no tendrían que seguir tomando antirretrovirales“. De esta forma, “aunque la vacuna sea más cara, el precio es menor que toda una vida tomando unos antirretrovirales, además de los efectos secundarios que éstos tienen”.

El ensayo clínico empezará en septiembre, y según ha confirmado a este periódico Canals, “la producción del medicamento se terminará a mediados de 2017”. Respecto a cuándo podremos tener confirmada su eficacia, esto es, si se cumple ese 99,99% de efectividad que los investigadores esperan, Canals señala que “habrá que dar tiempo a los pacientes”, aunque se aventura a decir que “quizás, a mediados de 2018”

Fuente: www.elmundo.es/salud

No hay comentarios

Dejar una respuesta