Recordemos que existe la solidaridad humana

Recordemos que existe la solidaridad humana

0
Compartir

La solidaridad es una condición del ser humano que complementa las actitudes sociales de un individuo. Podemos definirla como el acto mediante el cual una persona realiza acciones en beneficio de otro sin recibir nada a cambio. Entonces, podríamos decir que es la base de la sociedad humana si se tiene en cuenta que cuidándonos unos a otros es que podemos sobrevivir.

Cuando una persona es solidaria con los demás, mantiene una naturaleza social en el entorno en el que se desarrolla. Ser solidario conduce al desarrollo sustentable de los pueblos, ya que este es un acto fundamental para beneficiar a quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad, lograr aportar a una determinada causa o cuando alguno de nuestros seres queridos, ya sean amigos, conocidos o familiares tengan algún problema en el que nuestra ayuda o compañía sean un aporte para mejorar su difícil situación.

En tiempos de crisis es común encontrarse con la solidaridad de personas que se dedican a hacer el bien. Países que atraviesan momentos de guerras, hambrunas, desastres naturales y otras condiciones extremas siempre han podido contar con otros Estados que se avocan a defender, ayudar o brindar toda clase de apoyo para resguardar la integridad de esa localidad.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, en 2005, proclamó el 20 de diciembre de cada año Día Internacional de la Solidaridad Humana, considerando que la solidaridad es uno de los valores fundamentales y universales en que deberían basarse las relaciones entre los pueblos. Asimismo, la ONU destaca que la solidaridad es un pilar central de la cooperación internacional y hace referencia a que la globalización y la creciente interdependencia suponen un cambio en nuestra forma de cooperar.

La solidaridad no es obligatoria

Aunque la solidaridad no es obligatoria, resulta un compromiso moral que debe haber entre los que pueden ser capaces de ayudar a alguien en situación de riesgo o necesidad extrema. Es un acto importante ya que representa la base de muchos valores humanos, como por ejemplo la amistad, el compañerismo, la lealtad, el honor… Ser solidario nos permite sentirnos unidos a esas personas a las que les brindamos apoyo, es vivir su realidad con una solución conseguida en conjunto.

En la actualidad, la solidaridad suele pasar desapercibida o no ocupar tanto espacio en nuestras vidas debido a todos los temas a resolver que solemos tener. Pero, en todos los lugares del mundo se puede ser solidario, desde nuestra humanidad y desde donde nos encontremos podemos poner en práctica nuestra solidaridad. Cada día se nos presentan oportunidades para ser solidarios con las personas que nos rodean. Un primer paso es ponernos en el lugar de otro e intentar entender sus problemas desde su perspectiva. La solidaridad es una forma de apoyo que se realiza desde la igualdad y teniendo en cuenta los principios básicos de justicia social e interdependencia, porque al ser solidarios formaremos parte de los problemas de nuestro entorno y de sus soluciones. Cuando participamos de manera solidaria en la solución de un problema logramos que las cosas cambien, pero también cambiamos nosotros mismos.

Es normal escuchar, creer o pensar que la solidaridad es un buen modo de paliar situaciones dolorosas en las que los Estados demuestran su ausencia o no actúan de manera correcta y notamos como las organizaciones de la sociedad civil terminan siendo un alivio efectivo para estas situaciones. Sin embargo, es necesario que individualmente dejemos sentado que cualquier acto de solidaridad que hagamos es responsabilidad de los Estados y de quienes administran los recursos quienes deben actuar correctamente para evitar catástrofes o situaciones de abandono y contrarrestarlas cuando las mismas se dan.

Ser solidario también implica poder organizarnos para ayudar y para hacerle ver a los Estados que cualquier ciudadano debería poder reclamar y exigir mejoras. Es nuestra responsabilidad exigir que las obligaciones se cumplan no sólo para nosotros sino cuando vemos a alguien desamparado. La solidaridad es sin duda un acto importante para ayudar a que nuestra sociedad funciona armoniosamente. No olvidemos la solidaridad como algunos Estados olvidan a los que más necesitan.

Fuente: Gabriela Buada Blondell / Amnistía Venezuela 

No hay comentarios