ONUSIDA en el marco de Día Internacional de la Mujer 2016

ONUSIDA en el marco de Día Internacional de la Mujer 2016

0
Compartir

El respeto de los derechos humanos de las mujeres es fundamental para crear un mundo más seguro, justo y saludable Mensaje de Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA, en el Día Internacional de la Mujer GINEBRA, 8 de marzo de 2016—

En el Día Internacional de la Mujer, el mundo debe reafirmar su compromiso de lograr el pleno respeto de los derechos humanos de las mujeres, obligación moral y piedra angular para un mundo más seguro, justo y saludable. Empoderar a esta generación de mujeres y niñas y superar las disparidades entre sexos es un componente central de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y será crucial para poner fin a la epidemia de sida para el 2030.

Pese a algunos avances hacia la paridad de género en ciertas áreas, como la educación y la representación política, persisten muchos retos. El ritmo en la reducción de la desigualdad es inaceptablemente lento. Por ejemplo, las mujeres siguen ganando menos que los hombres y se enfrentan a problemas en el acceso a servicios de salud esenciales, en particular la atención sanitaria en materia sexual y reproductiva.

Cada día, más de 40 000 niñas se casan antes de cumplir 18 años, las complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto son aún la segunda causa de muerte entre las chicas de 15 a 19 años y se estima que unos 120 millones de niñas en todo el mundo han sido víctimas de violación u otros actos sexuales forzados en algún momento de su vida.

Las vulnerabilidades y los riesgos asociados con el VIH están estrechamente relacionados con las desigualdades de género que se tejen en el entramado político, económico y social de nuestras sociedades. Las enfermedades relacionadas con el sida son la principal causa de muerte entre las mujeres en edad reproductiva. En 2014, se produjeron unas 220 000 nuevas infecciones por el VIH en todo el mundo en el grupo de edad de 10 a 19 años, el 62 % de ellas en chicas, una cifra que en el África subsahariana fue del al 72 %. La violencia de género y la falta de control sobre las decisiones que afectan a su vida aumentan el riesgo de infección por el VIH en las mujeres y las niñas.

Una semana antes del sexagésimo período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer y tres meses antes de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas para Poner Fin al Sida, el mundo debe reconocer el vínculo innegable entre hacer realidad la justicia social y sentar las bases para poner fin a la epidemia de sida. Nadie debe ser dejado atrás.

La estrategia de Respuesta Rápida de ONUSIDA para poner fin a la epidemia de sida comprende un conjunto de objetivos con plazos concretos, como la reducción del número de nuevas infecciones por el VIH de 2 millones en 2014 a menos de 500 000 en 2020, y la reducción del número de personas que mueren de enfermedades relacionadas con el sida de 1,2 millones en 2014 a menos de 500 000 en 2020, además de la eliminación de la discriminación relacionada con el VIH. Estos objetivos no se alcanzarán si no avanzamos mucho más en garantizar que se respeten los derechos humanos de las mujeres, de forma que sean libres de tomar decisiones fundamentadas sobre su salud y su bienestar.

 

 

No hay comentarios