Los nuevos fármacos antihepatitis pueden con todo

Los nuevos fármacos antihepatitis pueden con todo

0
Compartir

Una combinación de antivirales cura la hepatitis C en trasplantados hepáticos

Una vacuna segura para el virus de la hepatitis C

¿Qué está pasando con la hepatitis?

AINHOA IRIBERRI MADRID

Actualizado: 12/11/2014 05:06 horas

A  estas alturas, ya nadie puede dudar de que la irrupción de los nuevos medicamentos antivirales frente a la hepatitis C ha revolucionado el tratamiento de esta enfermedad, pero aún queda espacio para la sorpresa. Un estudio liderado por un español y publicado hoy en The New England Journal of Medicine demuestra que una combinación de estos nuevos medicamentos es eficaz también en un grupo de pacientes en el que las tasas de éxito eran muy reducidas: aquellos infectados que habían tenido que ser sometidos a un trasplante de hígado y en los que el virus había vuelto a aparecer.

El trabajo, dirigido por el jefe de la Unidad de Hepatitis del Hospital Clínic de Barcelona Xavier Forns, probó una combinación de los nuevos medicamentos (en concreto, paritaprevir y ritonavir, ombitasvir y dasabuvir, asociados a ribavirina) en 34 pacientes trasplantados que se habían infectados de nuevo. En todos ellos, excepto en uno, se curó la infección, lo que supone un 97% de eficacia.

Forns explica a ELMUNDO.ES que entre el 20% y el 30% de las personas infectadas con el virus de la hepatitis C (infección con una prevalencia cercana al 2% en España), desarrollará cirrosis a lo largo de su vida. No todos ellos requerirán de un trasplante pero, señala el experto, de los aproximadamente 1.000 trasplantes hepáticos que se llevan a cabo en el país, la mitad corresponderían a infectados por el virus.

En los pacientes cirróticos con el VHC en los que está indicado el trasplante, la operación se lleva a cabo para salvar la vida pero médicos y pacientes saben que en todos los casos el virus volverá a aparecer, sobre todo porque los trasplantados siguen terapia con inmunosupresores que evitan que el sistema inmunológico se active contra el virus. Esa reaparición del patógeno no siempre significa una rápida evolución de la enfermedad, pero es algo que ocurre en alrededor de un tercio de los trasplantados.

Es precisamente a ese porcentaje al que va dirigido el hallazgo publicado hoy en NEJM. Su importancia la resume el propio autor del estudio: “Aunque se trata de una población pequeña, son personas en las que se ha invertido mucho. Disponer de una herramienta que te permite curarlos es hacer más eficiente un proceso caro”.

Forns subraya que la combinación probada en este estudio no es la única eficaz en este grupo de pacientes. “En el último congreso de la Sociedad Americana del Hígado se han presentado dos trabajos similares”, comenta el investigador, perteneciente también al Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD). Así, el mensaje es que el mérito es atribuible a los nuevos antivirales en general.

La combinación concreta de este trabajo, aún no ha sido aprobada, pero lo será en 2015. Es para este próximo año cuando Forns tiene claro que la gran mayoría de casos de hepatitis C van a ser curables, a pesar de la polémica que acompaña a los elevados precios de estas nuevas familias. “Son muy coste efectivos y la inversión se recupera porque es evitar que los pacientes lleguen a cirrosis y a trasplantes, procesos caros”, explica el investigador catalán.

Forns vaticina que las autoridades sanitarias acabarán financiado todos estos tratamientos aunque, a su juicio, se “empezará con los casos más graves y luego se irán ampliando las indicaciones”.

El hallazgo publicado en NEJM no es la única buena noticia para los pacientes más graves de hepatitis C. La revista JAMA se hace eco en su última edición de otro estudio en el que se compara la esperanza de vida entre pacientes infectados que habían desarrollado cirrosis. Según los resultados de su investigación, aunque generalmente la expectativa vital de estos enfermos era menor que la de la población general, la perspectiva cambia, y mucho, si se ha conseguido la erradicación del virus, como ha hecho el equipo de Xavier Forns.

En estos caso, afirma la investigación con casi 500 pacientes, la expectiva de vida es similar a la población general, lo que resalta aún más la importancia de utilizar los tratamientos más eficaces disponibles con todo tipo de enfermos.

Fuente: www.elmundo.es/salud

No hay comentarios

Dejar una respuesta