La moral y las buenas costumbres… Tony Romas

La moral y las buenas costumbres… Tony Romas

0
Compartir

Los seres humanos hemos hecho cosas buenas y malas, hemos cometido muchos errores, una de las peores cosas que hemos hecho es permitir que las religiones asocien la sexualidad con la moral.  Que nos hicieran creer el acto sexual es solo para procrear y que es pecado sentir placer. De ahí  pues han derivado una larga lista de prohibiciones que lo único que han hecho es castrarnos como seres naturalmente sexuados. La sexualidad es inherente al ser humano y no hay nada inapropiado e inmoral en su expresión y demostración pública a través de cariños, tomarse de la mano o besarse.

El pasado viernes 2 de diciembre, la ciudadana Isabella Saturno denunció a través de su cuenta personal en la red social Twitter haber sido objeto de discriminación en el restaurante Tony Romas ubicado en la Urbanización la Castellana del Municipio Chacao.  Según lo relatado por la afectada, la encargada o gerente del local le solicitó a ella y a su pareja   “no ser tan afectuosas”. Isabella argumenta que su pareja solo la abrazaba cuando fue abordada por la gerente del local.

Seguidamente en la red social aparecieron las ofensas, ataques y justificaciones ante el proceder de los dueños del local. Los argumentos son siempre sobre la moral y las buenas costumbres, frase por demás tan anticuada y trillada pero sobre todo tan ambigua que se utiliza para todo y nadie sabe  a qué se refieren en realidad cuando se habla de moral y buenas costumbres.

Les daré mis argumentos sobre algunos de los comentarios leídos en Twitter para tratar de explicar porque lo sucedido es inaceptable y debemos seguir trabajando para estos casos no se vuelvan a repetir.

Una personas comentó “mientras el país se cae a pedazos, ustedes se quejan de esa guevonada”. Sí, es cierto que el país se cae  a pedazos, pero también es cierto que la discriminación no toma vacaciones y la defensa de los derechos humanos tampoco. La homofobia es una forma de desintegración social, pues excluye a un grupo de personas debido a su orientación sexual no heterosexual. Por eso critico a las Diputadas y los Diputados que ahora usan como argumento no discutir en Asamblea Nacional nuestros derechos porque “hay que recatar al país”. Entendemos el bloqueo por parte del TSJ a la AN, pero eso no debe impedir que se presenten las leyes y estás sean aprobadas, o al menos se discutan. Igual sucede con la vida diaria, las personas homosexuales siguen siendo objeto de discriminación. Por el contrario, en tiempos de impunidad e irrespeto a las normas de convivencia es cuando los hechos de discriminación y violencia contra grupos minoritarios se acrecientan. De allí la importancia de que en la Asamblea Nacional se discuta y apruebe sin más demoras una ley antidiscriminación. Ésta no será la gran solución pero servirá para ponerle freno al creciente número de casos de discriminación por variadas razones, como la orientación sexual, la identidad y expresión de género e inclusive la preferencia política.

Otra persona comentó “es que los homosexuales son unos exhibicionistas” y “se hacen las víctimas”. No, abrazarse, tomarse de las manos, besarse y expresarse cariño no es exhibicionismo, son muestras de amor. Es exactamente lo mismo que hacen las personas heterosexuales y hasta ahora no hemos sabido nunca de una pareja heterosexual a la que se le haya pedido “ser menos afectuosa”. Y es una realidad, desde hace años, siglos, las personas homosexuales han sido objeto de tratos discriminatorios, crueles y degradantes. En el pasado se acusó a homosexuales de ser demonios y herejes por la iglesia y de enfermos por los gremios médicos. Y los medios de comunicación se encargaron de difundir ambas acusaciones  y crear estereotipos y posteriormente estigmas. No nos hacemos las víctimas, nos convirtieron en víctimas sin justificación alguna. Y aún hoy estamos viendo las consecuencias.

No pudo faltar el correspondiente argumento de la moral y las buenas costumbres, frase del siglo pasado y traída a nuestras tierras desde España y utilizada para criminalizar a homosexuales sin cometer delito alguno. Por supuesto, “que ejemplo le estamos dando a los niños”. Quizás el mejor ejemplo, que el amor es posible de muchas maneras y que es natural. Eso es lo que le enseña a los niños dos mujeres, dos hombres; o una mujer y un  hombre expresando amor. No hay prejuicio en los niños. Los prejuicios los tenemos los adultos, los arrastramos desde hace siglos. Es hora de cambiar, es tiempo de dar una mejor explicación a los niños. Una explicación que no discrimine, no señale, que no juzgue a dos personas que no desean otra cosa que amarse libremente.

“Es que no me gusta, me incomoda ver a homosexuales besándose”. Si está bien. A usted no tiene que gustarle. Está en todo su derecho, pero las personas homosexuales también tienen derecho al libre desenvolvimiento de la personalidad. Y no hay ninguna ley que prohíba las expresiones de afecto en público. A quienes no les gusta ver a una pareja homosexual, sencillamente no los vea. Pero respételas, no se crea con el derecho a prohibirles ser y expresarse afecto en público. Hay muchas cosas que no nos gustan ver y suceden y nos quedamos callados.

Quizás quienes se quejan de ver a homosexuales besándose son los mismos que se quejan de las mujeres que amamantan a sus bebés en público.  O quienes miran a un lado cuando ven a alguien pidiendo limosnas, o recogiendo comida de la basura, o aún peor a quienes los retratan con sus cámaras para evidenciar su miseria y sentirse héroes. O quienes saben de sacerdotes que violan niños y callan. O quienes se oponen al aborto pero ignoran a los niños de la calle y se oponen si una pareja homosexual desea adoptarlos. O Quizás son quienes hablan de moral y buenas costumbres en el país más corrupto de mundo y el primero en embarazo adolescente.  Creo que nos toca evaluarnos de manera muy crítica sobre la  moral que defendemos. No son precisamente las expresiones de cariño entre homosexuales lo que está afectando nuestra moral y buenas costumbres.  La moral no tiene nada que ver con la orientación sexual del individuo, del ciudadano, tiene más que ver con los valores de honestidad, solidaridad, respeto, la convivencia entre muchos otros.

No es la primera vez que suceden este tipo de actos de discriminación en el país, recordemos que en informe presentado ante la Comisión Interamericana de DerechosHumanos en marzo de 2015, elaborado por Unión Afirmativa de Venezuela y Acción Ciudadana contra el Sida, se mencionaron varios casos de discriminación similar al de Tony Romas.

En 2014, se denunció este caso “A través de la red social Twitter se denunció el caso de una pareja de hombres que fueron discriminados por darse un beso en las instalaciones de un bar restaurante “Cielo Restobar” ubicado en la ciudad de Mérida, estado Mérida. El gerente de ese lugar les exigió desalojar el local de forma agresiva. Posteriormente hubo un pronunciamiento público del restaurante en donde se expresaba “no comulgamos con ningún tipo de discriminación ni apoyamos acciones que van en contra de la moral ciudadana”, pero no se disculparon con la pareja [1]. Se desconoce si se produjo alguna denuncia ante las instituciones públicas, al igual que si hubo algún reacción oficial.”

También en el Municipio Chacao, supimos sobre una pareja de chicas que fueron “invitadas a retirarse de la Plaza Altamira por un funcionario de la policía del municipio, a solicitud de una señora quien se sintió  ofendida por las expresiones de cariño de la pareja homosexual.

De allí surgió la iniciativa del concejal Diego Sharifker de crear la “Ordenanza sobre la no discriminación y la igualdad en todos los ámbitos y formas en el municipio Chacao”.  Esperamos éste se convierta en una oportunidad para que todos logremos un acuerdo de convivencia que debe pasar por el respeto a la otredad. Qué esta ordenanza sirva para llegar a una solución amigable y saquemos todos una lección de crecimiento y reconocimiento de los derechos de cada uno de quienes habitamos este país.

Por eso convocamos a TODOS, homosexuales y heterosexuales juntos a una protesta pacífica este martes 6 de diciembre en el restaurante Tony Romas de la Castellana a las 7 pm. Qué te mueva la defensa de los principios básicos de los derechos humanos la igualdad y la no discriminación, porque los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex son derechos humanos.

Fuente: Blog de Quiteria Franco 

No hay comentarios