Gobierno no aplica todas las vacunas del Esquema Nacional de inmunización

Gobierno no aplica todas las vacunas del Esquema Nacional de inmunización

0
Compartir

En consultorios privados hay disponibilidad, pero algunas vacunas se deben cancelar en dólares

Solo seis de las quince vacunas establecidas en el Esquema Nacional de Inmunización están siendo aplicadas por el Plan Nacional de Vacunación anunciado por el Gobierno. BCG, toxoide tetánico y diftérico, trivalente viral, hepatitis B, antipolio y pentavalente son las dosis suministradas a niños y adultos en la jornada de salud.

El ministro de Salud, Luis López, anunció que la jornada de vacunación se estará desarrollando desde el 6 de agosto hasta el 6 de septiembre en todo el territorio nacional.

Sin embargo, en un recorrido realizado por Contrapunto se constató que el Gobierno no aplica todas las vacunas del Esquema Nacional de inmunización.

En el Distrito Sanitario número 3, ubicado en la avenida San Martín, las únicas vacunas disponibles son pentavalente y antipolio. Las de neumococo, hepatitis, anti influenza y rotavirus no las están colocando pues son consideradas de carácter “privado”, pese a que el programa nacional de inmunización establece su aplicación para el primer año de vida.

Una situación aún más crítica se presenta en el Hospital de Niños J. M. de los Ríos. No hay rotavirus, antigripal, fiebre amarilla, neumococo, toxoide tetánico, BCG y pentavalente, se puede leer en la Unidad de Niño Sano de este centro de salud.

Al no haber vacuna contra el rotavirus aumentan los casos de diarrea producida por este agente infeccioso. La vacuna antigripal debe colocarse una vez al año con la cepa actualizada por la Organización Mundial de la Salud, especialmente en niños y adultos mayores, porque de lo contrario se incrementa el riesgo de problemas respiratorios. La inmunización contra la fiebre amarilla protege contra esta enfermedad viral durante 10 años.

La vacuna contra el neumococo protege tanto a niños como adultos contra la meningitis y neumonía; esta debe ser administrada en forma rutinaria a niños de 2, 4 y 6 meses, y de 12 a 15 meses. El toxoide tetánico evita las infecciones y fallecimientos por tétanos, mientras que la BCG inmuniza contra la tuberculosis y su aplicación se recomienda antes de que el recién nacido salga de la maternidad.

La vacuna pentavalente protege a los niños contra cinco enfermedades: difteria, tosferina, tétanos, poliomielitis e infecciones producidas por Haemophilus influenzae tipo b (como meningitis, neumonía y epiglotitis). Mientras que en el Distrito Sanitario número uno, ubicado en La Pastora, se estaban aplicando algunas vacunas pero se carecía de otras tantas.

En 2014, el gobierno creó la Empresa Socialista para la Producción de Medicamentos Biológicos con la promesa de desarrollar 120 millones de dosis al año y abarcar parte de las vacunas incluidas en el plan de inmunizaciones del Sistema Público Nacional de Salud. A tres años la dotación de vacunas se ha agudizado aún más.

El pediatra e inmunólogo, Joselit Torres, del Hospital Doctor José María Vargas expresó que hay periodos de mayor y menor disponibilidad. “En Caracas se consiguen más vacunas que en otros estados del país, donde la situación es más crítica, tanto que muchos pacientes vienen del interior tratando de conseguirlas”.

A juicio de Torres, la situación más crítica se presenta en los hospitales y ambulatorios que dependen de gobernaciones y alcaldías, mientras que los adscritos a sanidad o al ministerio de salud suele tener más disponibilidad. “Pentavalente, trivalente viral y fiebre amarilla son las que más se consiguen, mientras que las vacunas que están dentro del esquema de inmunización como neumococo, rotavirus, influenza, toxoide, varicela, meningitis, hepatitis y meningococo, no hay desde hace mucho tiempo”, afirmó.

Cobertura en déficit

El presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Huniades Urbina, explicó que Venezuela tiene un porcentaje muy bajo de vacunación, entre 60 y 80%, lo cual es muy malo dado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el nivel óptimo es de 95%.

 

En la Memoria y Cuenta de 2015 del Ministerio de Salud, se reportó un total de 2.789.815 dosis de vacunas administradas, lo que significan 2.312.453 menos que en 2014, cuando se colocaron 5.102.268 inmunizaciones.

El pediatra reveló que hacen faltan vacunas anti tuberculosis (BCG), influenza, hepatitis B, rotavirus y neumococo. “Como consecuencia se está observando la propagación de enfermedades que estaban controladas, como la difteria –en el estado Bolívar– donde la tercera dosis de la vacuna apenas llegó a 60% de la población. Por ello, la diseminación de esta enfermedad por varios estados del país.

En los últimos diez años se dejaron de vacunar a más de tres millones de niños contra la difteria, reveló José Felix Oletta, exministro de Sanidad y Asistencia Social, quien agregó que esto causó la epidemia que en abril del año pasado se propagó por varios estados.

Oletta cuestionó el actual programa de vacunación gubernamental, pues aunque establece la vacuna de difteria no se conoce detalles acerca de la cantidad de inmunización disponible ni a quién se le va a aplicar. Este programa debe extenderse no solo a los niños menores de un año, sino también a aquellos que no fueron vacunados.

De los casos confirmados de difteria en Venezuela 79% habían recibido vacunación incompleta, mientras que 15% no recibió nunca la inmunización, destacó Oletta.

Urbina añadió que en el Hospital de Niños se reportan, diariamente, treinta nuevos casos de tuberculosis, debido a que las vacunas de BCG no se están aplicando.

Enfermedades en aumento

El exministro de sanidad advierte que transcurrido siete meses del año, no tiene ningún sentido iniciar un programa tardíamente, ya que para que este sea efectivo tiene que ser continuo y permanente. De lo contrario, los resultados serán insuficientes.

Oletta, quien además es epidemiólogo, denunció que existen una serie de vacunas que no se están aplicando en el plan de inmunización gubernamental. “Desde hace un año no se está vacunando contra el rotavirus, causante principal de diarrea en menores de un año. No existe justificación para que no se haya incluido siendo un problema de salud pública responsable de la morbilidad y mortalidad en menores de un año”.

Tampoco hay vacunas para las infecciones respiratorias agudas como influenza estacional y neumococo, ambas incluidas en el esquema de inmunización. “Su no aplicación trae consigo un aumento de la morbilidad y mortalidad, tal como ya se están presentando algunos casos de niños y ancianos”.

Joselit Torres, quien además es inmunólogo, explicó que actualmente el riesgo que corren los niños es menor, gracias a la implementación de la vacuna en años anteriores. “Sin embargo, potencialmente, puede haber un repunte de enfermedades que ya estaban controladas como tuberculosis, varicela y hepatitis, pues aquellos niños que no estén inmunizados corren el peligro de infectarse y propagar la enfermedad”.

Por su parte, el pediatra Luis Echezuría añadió que el costo de la carga por la enfermedad resulta ser más alto que el precio de la vacuna. A esto se le suma el ausentismo laboral y escolar, los gastos en transporte, comida y medicamentos que, cuando se comparan con la hospitalización, va a resultar siempre mejor inmunizar que asumir estos altos costos.

Fuente: Contrapunto / Gabriel Barreto 

No hay comentarios