En video: paciente con VIH contó la dramática situación que viven por...

En video: paciente con VIH contó la dramática situación que viven por falta de medicamentos

0
Compartir

“Merezco vivir con calidad y dignidad”. Como si fuera un mantra o una frase de autoayuda, la repite constantemente Aliyoner Rodríguez, quien padece del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) desde hace 17 años, pero en la actualidad no está cumpliendo su tratamiento porque no consigue los antirretrovirales.

El suyo es uno más de los tantos dramáticos casos de pacientes en Venezuela que no pueden tratar sus enfermedades crónicas por la escasez de medicamentos, y por no contar con los recursos económicos para comprarlos fuera del país.

En declaraciones exclusivas para Caraota Digital, Rodríguez detalló que uno de esos medicamentos puede costar hasta un millón de bolívares. “En mi caso debo usar tres medicamentos por día. Si los compro para un día no tendré para el resto del mes”.

Explicó que al pasar tiempo sin cumplir el tratamiento, su cuerpo se vuelve resistente a los medicamentos y aparecen las llamadas “enfermedades oportunistas”, por lo que “hay que hacerse exámenes para evaluar la carga viral, pero para esto tampoco hay reactivos”.

Recordó que en el 2009 se beneficiaba de los programas oficiales de VIH-Sida y retiraba suficientes medicamentos para tratar su condición. “Pero actualmente no hay medicamentos” y cuando aparecen se agotan rápidamente porque son muchos los pacientes que están en espera de ellos para tratar el VIH.


La educación haría la diferencia

Rodríguez fue contagiada por su esposo, quien murió hace cuatro años por un cuadro de Sida y de tuberculosis ganglionar. “Mi esposo tenía relaciones con otras parejas y no usaba protección. Yo tenía relaciones con él y no me cuidaba. ¡Si la educación fuera otra, evitaríamos tantas cosas!”.

Desde entonces no ha querido tener pareja. Intenta llevar una vida normal con sus dos hijos y para mantener su hogar teje y vende catalinas, dulce tradicional de Venezuela. Pese a su intenso trabajo, sus ingresos no le alcanzan para cubrir todas las necesidades del grupo.

Sus hijos abandonaron sus estudios porque no tenía cómo costearles la educación. Además, su hija vendió su teléfono y pidió dinero prestado para irse del país. “Mi hija está en Colombia y me ayuda”, lo que le ha permitido mejorar su alimentación. “Yo había bajado 13 kilos por no comer completo”.

Denuncias al Gobierno

Luchadora, como la inmensa mayoría de las venezolanas, Rodríguez no se ha amilanado sino que, por el contrario, se ha incorporado a diversas organizaciones sociales para concientizar a la sociedad venezolana sobre el VIH-Sida y para denunciar la situación que viven los que padecen esta condición.

Aseguró que han pedido al Ministerio de Salud y al Programa Nacional de VIH-Sida que cumplan con su trabajo, además de hacer públicas sus denuncias contra el Gobierno, que es el que “debe garantizar los medicamentos”.

Finalizó la entrevista haciendo un llamado a las autoridades para que no violen sus derechos porque para el futuro espera vivir con dignidad y calidad. “No queremos que el Gobierno nos vea como un enemigo, sino como una oportunidad para crear un cambio”

Fuente: Caraota Digital / Emily De Nóbrega 

 

No hay comentarios