¿Dónde están las medicinas? Pacientes mueren y farmacias siguen sin respuesta

¿Dónde están las medicinas? Pacientes mueren y farmacias siguen sin respuesta

0
Compartir

Antialérgicos, antihipertensivos, suplementos para embarazadas, entre otros, siguen sin aparecer en los anaqueles de las farmacias. La  escasez de medicamentos, iniciada en 2013, preocupa a los venezolanos, quienes temen que la situación empeore en los próximos meses

Para muchos el recorrido se torna en un eterno viacrucis por la salud. Pasan los días y, con ellos, ya se ha ido la posibilidad para muchos y hasta la vida para otros.  Se trata de los millones de venezolanos que dependen de medicamentos a causa de alguna enfermedad crónica o no, que le afecta su calidad de vida y que motivado a la escasez que sufre este sector, no pueden cumplir a cabalidad sus tratamientos.

La Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), fundada hace más de 13 años, denunció que 7 pacientes con hemofilia habían fallecido en el país en lo que va de año, por falta del Factor VII, tratamiento que se aplica para episodios hemorrágicos en personas con esta patología.

Antonia Luque, coordinadora de la Asociación Venezolana para la Hemofilia, informó que no poseen “los medicamentos  adecuados, pues desde diciembre nos ofrecieron el factor VII, esencial para los pacientes y no lo recibimos”.

“En marzo, el gobierno nos prometió, nuevamente,  un pequeño lote de estos  medicamentos y, a la fecha en la que nos encontramos, aún no tenemos nada. Ya han fallecido 7 pacientes con hemofilia en todo el territorio nacional  por la condición de sangrando, algo que no pasaba de los años 50”, aseveró Luque.

El presidente de Codevida, Francisco Valencia, califica la situación de suministro de medicamentos e instrumentos quirúrgicos de “catastrófica”.

“Es una situación ya catastrófica, porque han fallecido personas por falta de factores que son necesarios para la hemofilia, hay una situación alarmante para personas con VIH, porque está en peligro el suministro de los antirretrovirales, estaríamos hablando de más de 63 mil personas afectadas”, refirió Valencia.

Más de 100 mil afectados

El presidente de Codevida manifestó, además, su preocupación por las más de 100 mil personas que se ven afectadas ante la falta de medicamentos e insumos en el sector: “En el caso de los trasplantados, por ejemplo,   el Seguro Social está aplicando unos mecanismos de racionamiento, de subdosificación en los pacientes, pasando por encima de las indicaciones que establece el médico tratante”.

“Aquí faltan medicamentos para hepatitis, hay personas en condiciones muy críticas, quienes padecen de hemofilia tienen lesiones irreversibles por falta del tratamiento. Estamos hablando en total de más de 100 mil personas afectadas por la situación”, detalló.

Sostuvo que tienen información de que niños en condiciones crónicas ya han fallecido en el hospital J.M de los Ríos “por falta de tratamientos y todas estas condiciones de salud que requieren medicamentos complementarios: antihipertensivos, anticoagulantes, etc.”.

Francisco Valencia advirtió que ante la falta de medicinas, personas con trasplantes podrían perderlos, además de aumentarse la cantidad de muertes en quienes no puedan cumplir los tratamientos indicados.

“De una u otra forma, no se está cumpliendo con los tratamientos  y vamos a tener personas con trasplantes que pueden perderlos, que padecen cáncer y que depende de su tratamiento y quienes tienen hemofilia también  pueden seguir falleciendo por empeoramiento de su condición”, aseguró.

VIH ¿Hay antirretrovirales?

Otra de las organizaciones que integran Codevida, es Acción Solidaria en VIH, cuyo fundador es Feliciano Reina. Este activista con más de 20 años en el área nos comentó que, aunque en el caso de quienes padecen esta enfermedad gozan de ciertos mecanismos internacionales, aún así estos no han marchado en Venezuela con toda la eficiencia y efectividad que se requiere, debido al incumplimiento del Estado en sus pagos .

“Por ejemplo, existe un mecanismo de compra que garantiza los precios más bajos para toda la región, gracias al Fondo Estratégico de la Organización  Panamericana de la salud, pero Venezuela se ha retrasado en sus pagos con este organismo y eso, a su vez, ha complicado la entrega de órdenes de compras que han implicado interrupciones de tratamientos”, explicó.

Agregó que al no terminarse de firmar dichas órdenes para períodos posteriores, está en riesgo la provisión para el año 2017.

Resaltó que “si uno va sumando las fallas y el racionamiento que existe en medicinas, esto termina afectando a quienes no están en los centros más poblados y se rompe el principio de universalidad de acceso a los medicamentos”.

“Si no tienes constantemente la provisión adecuada para las 63 mil personas, se termina convirtiendo en algo fortuito, y eso es muy grave”, comentó.

Sin embargo, recientemente, la ministra del Poder Popular para la Salud, Luisana Melo, aseguró que el Estado garantiza el tratamiento a los 63.328 pacientes de VIH-Sida que tiene registrados actualmente en el país.

“Para esta población tenemos 21 fármacos y 33 presentaciones con tecnología de punta disponibles”, dijo.

Igualmente, agregó que el Gobierno en todo momento está trabajando en la “acupuntura de divisas” para responder a la demanda de los medicamentos de alto costo.

Ante estas declaraciones, el presidente fundador de Acción Solidaria en VIH, Feliciano Reina, sostuvo: “Nos parece inaceptable que la ministra diga que se garantiza a toda persona el acceso a los medicamentos, cuando quienes están en la búsqueda durante el día a día saben que eso no es verdad y se sienten burlados”.

Adelantó algunas acciones que podrían tomar las organizaciones de salud, en caso de ver una solución: “Si  no es posible resolver esta situación a nivel local, seguiríamos haciendo insistencia en que se acepte la cooperación internacional en materia de salud y alimentación, mientras se resuelve la crisis nacional “.

Hospitales a media máquina…

La escasez no sólo arropa todo lo referente a los medicamentos, las organizaciones de salud también denuncian que se agudiza la crisis hospitalaria en el país.

El presidente de Codevida, Francisco Valencia, expresó: “La situación de los centros hospitalarios es grave, los hemos visitado y hemos tenido informes de la Red Médicos por la Salud que explica la grave situación del tema de la salubridad y de equipos médicos que están dañados y cuya cifra asciende al 80%”.

Ayuda humanitaria ¿Una solución?

Tras detallar los problemas que existen en el área de la salud, el señor Francisco Valencia manifiesta que ya es necesario que el Gobierno acepte la ayuda humanitaria, para apoyar a quienes tienen en riesgo sus vidas. Sin embargo, desde el oficialismo, la percepción sobre el tema es bastante distinta.

“Es hora de que el Gobierno Nacional empiece a considerar ayuda de mecanismos internacionales para solventar esta situación, se necesita ayuda humanitaria, porque llega un momento  en el que tienes que apartar cualquier ideología política ante la situación de salud de todo un país, tenemos que sincerar esta situación, evitar que mueran personas y la única manera inmediata que existe para solucionarlo es que se activen todos estos mecanismos, mientras que el gobierno solventa su situación financiera”, propuso en representación de Codevida.

En este sentido, explicó: “La ayuda humanitaria no se limita sólo a los medicamentos, nosotros hemos conversado con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y esta ayuda incluiría el saneamiento de los hospitales, reparación de equipos e insumos médicos, personal técnico y, por supuesto, el tema de los medicamentos”, resaltó.

El presidente de Codevida hizo énfasis en que el tema de la ayuda humanitaria no puede tomarse como un capricho, pues considera que es una acción necesaria para poder restablecer de manera más rápida “la difícil situación que enfrentan los 300 hospitales en el país, que es tan crítica que en algunos no hay ni agua para trabajar, donde los quirófanos están contaminados y no se puede operar a los pacientes”.

“Se tuvieron que suspender los trasplantes, a raíz de esta situación de falta de insumos, así que es un hecho complejo, catastrófico, que llama la atención, porque ya es momento de que se tome el tema de la salud en serio y busquemos una solución pronta a esto, para que no sigan falleciendo las personas”, alertó.

El Gobierno difiere de esta visión que se tiene sobre el impacto que le traería al país aceptar una ayuda humanitaria.

“No somos mendigos de nadie, somos un pueblo creador. Tenemos nuestro propio sistema de salud (…) No hay proyecto más grande que Barrio Adentro”, dijo el presidente Nicolás Maduro meses atrás, algo que su Gobierno mantiene al considerar, además, que esta acción podría venir acompañada de una invasión estadounidense  mediante el argumento de la “crisis humanitaria”.

“Para los que no saben que es un corredor humanitario, eso es una invasión a un país, y ellos (oposición) lo quieren aplicar bajo la figura de que no hay medicinas”, enfatizó Cabello.

Por su parte, el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO por su sigla en inglés), Marcelo Resende, afirmó que en Venezuela no están dadas “las condiciones para recibir ayuda humanitaria”.

Acupuntura económica y resultados

Fuentes ligadas al sector de la salud  y que trabajan en cooperación con el Estado venezolano informaron a Reporte1.com que con la llamada “acupuntura económica”, el gobierno ha podido cancelar deudas parciales, para que se reciban algunas unidades de medicamentos, pero estas siguen siendo insuficientes, porque la deficiencia de los números “es abrumadora”.

“Necesitaríamos por lo menos tener continuamente medicamentos de todas las clases terapéuticas que ascienden a 5 mil tipos de presentaciones, unos 45 millones de medicamentos en inventario”, comenta la fuente.

Afirma que la raíz del problema es “que hay unas deudas importantes con los laboratorios, que importan principios activos para las medicinas hechas en Venezuela, eso ha ocasionado que no se consigan, sumado al tema de costos y reconocimiento de márgenes de ganancia, algo que puede complicar mucho más el escenario, al hacer inviable la posibilidad de que exista la farmacia como negocio”.

A modo comparativo con la situación actual, pudimos conocer que en 2013, cuando inició la crisis de medicamentos, había en existencia unos 45 millones en los anaqueles de farmacias. Meses después descendió a 20 millones y fue mermando hasta que el mes pasado se contabilizaron 32 millones de unidades, pero ¿hubo una mejora? ¿Son esos 32 millones las medicinas que realmente estaban escaseando?

Al respecto, esta persona con la que pudimos conversar y quien prefirió no revelar su identidad, dejó claro que “no podemos afirmar que el inventario está creciendo, porque lo que hay es lo que la gente no está comprando y no cubre sus necesidades”.

Venezolanos en el día a día

Glucofage, Losartan, Allegra, son algunos de los medicamentos que ha buscado la señora Nancy Ramos. “Son medicinas muy difíciles de encontrar. Le digo al Gobierno que trabaje para solventar esta situación”, nos dijo durante un recorrido realizado en distintas farmacias de Distrito Capital.

El señor Carlos Ferreira sufre de tensión y diabetes, asegura que lleva meses buscando su tratamiento sin ningún éxito: “Ya no sé donde más buscar, eso es desesperante y, de verdad, da miedo morir por falta de un tratamiento”, manifestó.

Otro de los testimonios que nos impactó fue el de Romi Sauce, la encontramos con una maleta de viaje en una farmacia y nos comentó que su madre padece alzhéimer y viven en el estado Falcón. No obstante, este es el cuarto estado del país que visita en busca del tratamiento.

“Soy de Falcón, vengo de visitar Mérida, Táchira y Monagas, me estoy quedando en un hotel sólo por hoy, porque estoy buscando el tratamiento de alzhéimer para mi mamá, en ninguno de estos estados lo he conseguido y en el 0-800 Salud Ya solo me dijeron que no hay en el país”, expresó.

“Cada vez es más lo que digo no hay”

Quienes atienden a estas personas en las farmacias del país, aseguran vivir estas historias a diario, sin poder hacer nada.

Luis Acuña es farmacéutico, trabaja en la Farmacia Mónaco de los Dos Caminos, y sostiene que “la escasez se agudiza cada día más, los antihipertensivos es lo que más preocupa, porque una persona con inconvenientes de tensión se estresa mucho por no conseguirlos y eso empeora su problema”.

Recordó que anteriormente se solicitaban los medicamentos, pero  ahora “no se piden, tenemos que esperar que le llegue algo a la distribuidora y no se sabe cuándo es eso, cada día estamos peor, cada día se colapsa más esto y cada vez es más lo que digo no hay”, dijo Acuña.

Miguel Ángel López, otro farmacéutico que trabaja en la Farmacia Sagrado Corazón de Jesús, concuerda con Acuña en que son los  medicamentos para regular la tensión los que más brillan por su ausencia, al igual que las píldoras anticonceptivas:

“Los que se utilizan para regular la tensión, así como las pastillas anticonceptivas y suplementos para embarazadas es lo que más escasea, del resto, poco a poco llegan algunos medicamentos. Lo más triste es tener que decir siempre no hay, viendo los rostros desesperados de los pacientes”, es lo que lamenta este trabajador.

Laboratorios ¿También son responsables?

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven), dio a conocer un comunicado en el que denuncia un complot entre laboratorios y el gobierno para “acabar con las farmacias independientes”. A continuación, algunos fragmentos del texto:

“Nadie niega la crítica situación-país que se está suscitando en Venezuela pero no pueden las grandes empresas aprovecharse de esta coyuntura para beneficio propio. Conformada nuestra cadena de comercialización por Laboratorios, Droguerías y Farmacias, son los Laboratorios, aquellos que producen en el país o los que traen productos terminados, a quienes la ley venezolana les reconoce sus gastos operativos y les respeta su estructura de costos para la fijación, a su conveniencia, de los precios de los bienes que comercializan, en este caso Medicamentos, a diferencia de las Droguerías y Farmacias a quienes no se les reconoce sus gastos operativos y por ende no se les considera su estructura de costos.

Al parecer, algunos laboratorios están anunciando que la venta de sus productos en la cadena de comercialización será de contado y en general la mayoría de los laboratorios están desmejorando las condiciones en la comercialización llegando al extremo de que las droguerías tengan que ir a sus sedes a retirar los productos adquiridos, transporte que por cierto no dudamos que esté incluido en la estructura de costos de dichos laboratorios.

(…) Solicitamos al Presidente de la República Sr. Nicolás Maduro Moros su intervención, no puede ser que sean las Farmacias Independientes y los pacientes sean quienes paguen las consecuencias de las malas acciones del poder económico cuando se les ha reconocido los aumentos de precios por ellos solicitados. Las droguerías manifiestan que ellas lo que dan y recogen, es el reflejo fiel y exacto de lo que la industria les da”.

Al conversar con Ceballos sobre esta denuncia en la que el documento menciona importantes laboratorios como  Genéricos Venezolanos (Leti, S.A.V) y sus productos Genven, además de la droguería Cobeca, nos comentó: “Las industrias aumentan los precios y el Estado les ha permitido que traigan medicamentos con las divisas del mismo Estado. En vez de buscarle una solución al problema, lo que hicieron fue cambiar las condiciones de comercialización”.

“Genven es el que más ha subido los precios, uno aquí no está vendiendo ni papa, ni papel, estamos tratando con pacientes”, sentenció Ceballos.

Planes de salud: Entre intentos y desaciertos

Desde que inició la problemática de desabastecimiento de medicamentos e insumos médicos,  el gobierno venezolano ha lanzado distintos planes para paliar la crisis e intentar ofrecerles una solución a quienes padecen enfermedades crónicas que, en algunos casos, ameritan medicamentos de alto costo. Es así como nacen SIAMED, 0800- Salud YA, el Plan Nacional de Distribución y los Comités Locales de Abastecimiento y producción (CLAP medicamentos).

SIAMED (Sistema Integral de Acceso a Medicamentos): Los venezolanos lo escucharon por primera vez en abril de 2015 cuando el entonces ministro de Salud, Henry Ventura, lo presentó como un mecanismo que permitiría a pacientes registrarse en las farmacias cercanas a sus hogares, evitando así que las personas realizaran largas colas para adquirir el producto, pero ¿qué pasó con el registro? ¿Por qué de pronto lo dejamos de escuchar en las calles?

“Hicimos todo lo que se nos pidió, las farmacias colaboramos, pero el registro nunca funcionó, creemos que es porque no habían las suficientes divisas ni tampoco la producción necesaria para asumir algo de esta envergadura”, sostuvo el gerente de una red de farmacias en Caracas.

Plan Nacional de Distribución de Medicamentos: Inicia  en octubre de 2015 y  buscaba garantizar los medicamentos, a través de los 68 hospitales priorizados en el país, y de las 24 direcciones regionales de salud.

El programa realizaría en un ciclo de 21 días para garantizar el abastecimiento continuo a cada uno de los centros de salud.  Con  ese procedimiento se pretendía reducir  las fallas en la distribución de algunos rubros y evitar el contrabando.  Algunos farmacéuticos sostienen que, al igual que el SIAMED, una de sus grandes fallas radican en la  baja producción que tiene el país.  Fue relanzado en febrero de 2016, con el acompañamiento de una línea de atención telefónica para ayudar a encontrar medicamentos de alto costo.

0800-SaludYA (0800-7258392): Junto al Plan Nacional de Distribución de Medicamentos, en febrero de 2016, esta línea telefónica vino a reforzar las iniciativas gubernamentales para solventar la escasez en el sector. Sin embargo, quienes han usado el servicio aseguran que tardan demasiado tiempo en que les contesten y otras veces, ese momento nunca llega.

“Yo tardé mucho tiempo esperando que me contestaran y cuando al fin lo hicieron, sólo me dijeron que la pastilla para convulsión que buscaba no la había en el país y tomaron mis datos a ver si podían canalizarla y hasta el sol de hoy espero la llamada”, dijo Alfredo Montecinos, de 64 años.

Otra usuaria, Ana Montserrat, de 29 años, nos comentó: “A mi jamás me atendieron, ya ni sé si sigue funcionando, creo que son muy pocos operadores telefónicos. Yo llamaba para unas medicinas para el cáncer que tiene mi abuela”.

CLAP Medicamentos: El presidente de la República, Nicolás Maduro, dijo que partir de la tercera semana de mayo de 2016 los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) distribuirán productos de higiene y limpieza así como medicamentos, los cuales se suman al de alimentos que ya se comercializan por esta vía. En Reporte1.com conversamos con personas para que nos comentaran si han recibido sus medicinas por esta vía y esto fue lo que nos dijeron:

“La verdad las de comida nos llega. Una vez nos censaron para ayudarnos con las medicinas pero eso jamás llegó, expresó Jesús Díaz, habitante de la parroquia La Vega.

La señora María Iriarte, habitante de San Agustín del Sur, manifestó que ni conocía que eso existía. “Yo he tenido las bolsas de comida, aunque no llegan con regularidad, pero eso de medicamentos nunca, ni sabía que existía”.

Sobre estos planes, el presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana, Freddy Ceballos, expresó: “El grave problema que puede tener un gerente es que reiterativamente cometa el mismo error. Cuando salió el SIAMED le dijimos que era un sistema de distribución, lo mismo con el 0800 Salud, y el problema que tiene el país no es de distribución de medicamentos, sino de desabastecimiento”.

Dispuestos a todo

Las organizaciones que integran Codevida, así como algunos pacientes, mencionaron que en reuniones con la ministra de la Salud, Luisana Melo, ella ha expresado la voluntad de solventar la situación, aunque consideran que no han obtenido los resultados esperados.

“Nos hemos reunido con la ministra, con el presidente del Seguro Social y ellos internamente reconocen que tienen una situación compleja,  que obviamente el precio del barril de petróleo les ha afectado muchísimo y que están trabajando, reconocen que hay una situación crítica, pero en los últimos meses no ha mejorado nada, más bien ha empeorado la situación”, dijo.

Al ser cuestionado sobre las acciones que tomarán de no obtener respuestas, el presidente de Codevida advirtió: “Si es necesario amarrarnos a las puertas del Ministerio de la Salud para que tomen acciones, lo haremos, porque es la vida del pueblo la que está en riesgo y eso no tiene tinte político (…) pediremos ante la Asamblea Nacional que la ministra sea interpelada sobre este tema”.

—- 

 Fuente: Reporte1.com/Mariandry Laclé

No hay comentarios