Decisiones de EE UU sobre la financiación para 2017 del VIH tendrán...

Decisiones de EE UU sobre la financiación para 2017 del VIH tendrán efecto sobre la capacidad de alcanzar el objetivo 90-90-90

0
Compartir

La reducción de la financiación que EE UU destina al tratamiento y prevención del VIH en el África subsahariana podría dar lugar a que se produjeran 7,9 millones de infecciones adicionales por este virus y casi 300.000 muertes por sida entre este momento y 2030, según el modelo matemático realizado por el Imperial College de Londres (Reino Unido) que evaluó el impacto de la financiación estadounidense y cuyas conclusiones se presentaron en la 9ª Conferencia de la Sociedad Internacional del Sida sobre la Ciencia del VIH (IAS 2017), que tuvo lugar la pasada semana en París (Francia).

Como principal donante del Fondo Mundial para la Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria y como el mayor financiador bilateral de proyectos a través del Plan de Emergencia del presidente de EEUU para Paliar el Sida (PEPFAR, en sus siglas en inglés), los fondos aportados por el gobierno estadounidense sirven para apuntalar la respuesta mundial al problema del sida.

Hasta la fecha, EE UU ha aportado 70.000 millones de dólares a través de programas bilaterales y multilaterales para combatir el VIH. Sin embargo, en las propuestas presupuestarias presentadas este mismo año, la nueva administración Trump propuso reducir en un tercio las partidas de ayuda externa del país, así como los fondos destinados al PEPFAR que pasan de más de 6.000 millones de dólares a unos 5.000 millones en los presupuestos de 2018.

Con el fin de determinar el posible impacto de dichos cambios presupuestarios y reflejar el modo en el que la financiación de EE UU ha alterado la trayectoria de la epidemia del VIH en los 18 países del África subsahariana que representan el 80% de la epidemia mundial del VIH, un equipo de investigadores del Imperial College de Londres desarrollaron un modelo matemático para reflejar la relación entre la financiación de los programas de tratamiento y prevención del VIH y las tasas de nuevas infecciones y muertes relacionadas con dicho virus.

El modelo empezó a analizar datos desde el año 2000 y reflejó que la ausencia de fondos estadounidenses (así como de las aportaciones del Fondo Mundial, que los investigadores supusieron que no habrían producido sin el apoyo de EE UU) se habría traducido en aproximadamente 4 millones más de infecciones por el VIH hasta el año 2016, así como 5 millones adicionales de muertes relacionadas con sida.

En el peor escenario, en el que desapareciera la financiación de EE UU a los programas del Fondo Mundial y del PEPFAR, podrían producirse hasta 7,9 millones de infecciones adicionales por el VIH y en torno a 300.000 muertes relacionadas con sida para el año 2030.

El modelo matemático también reflejó que, si únicamente se mantiene la financiación en los niveles actuales, se produciría un estancamiento en la proporción de personas con el VIH que están en tratamiento y carga viral indetectable. Por otro lado, si el aumento de la financiación estadounidense se acompaña de incrementos en la financiación de los propios países y de una optimización del uso de los fondos, podría producirse un rápido avance hacia la consecución del objetivo 90-90-90 para 2022.

Fuente: gtt-vih.org

No hay comentarios