Cómo cuidarte

Cómo cuidarte

0
Compartir

Está claramente reconocido que el tratamiento antirretroviral – en el caso de requerirlos – tiene beneficios que permiten mejorar la salud. Una buena alimentación es esencial para aprovechar al máximo esos beneficios. Los aspectos relacionados con la higiene de los alimentos, la adecuada alimentación  e ingesta de nutrientes son claves para obtener unos resultados óptimos, antes y durante el tratamiento antirretroviral. Cuidantote tú mismo te permitirá mantener un cuerpo fuerte y sano y un sistema inmunológico saludable y llevar tu vida tan normal como lo venias haciendo hasta ahora.  Toma en cuenta estas recomendaciones generales:

El Agua


Es esencial para el cuerpo. Nos ayuda a mantenernos limpios a nosotros mismos, a los alimentos y al entorno donde nos desenvolvemos. Además, es la que facilita que los nutrientes y los medicamentos lleguen a donde nuestro organismo los requiere.

Para beber, hacer cubos de hielo, lavar frutas y vegetales y preparar jugos naturales y debes hervirla al menos durante 10 minutos.

Bebe diariamente más de ocho vasos de líquido, especialmente agua. También conviene consumir otros tipos de líquidos para reponer las sales que se han perdido y suministrar energía.

Evita ingerir agua directamente de lagos, ríos, arroyos o manantiales.

Siempre recuerda que cuando tienes fiebre, diarrea, náuseas, vómitos, sudores diurnos o nocturnos, corres el riesgo de deshidratarte y es recomendable poner primero en tu lista de prioridades tomar muchos líquidos.

Los Alimentos


La razón fundamental por la que los nutrientes que llegan a tu organismo a través de los alimentos pueden mejorar tu calidad de vida es simple. Los nutrientes proveen la base para construir la estructura física del cuerpo (sus células, tejidos y órganos) y para realizar sus tareas, incluyendo la respuesta inmunológica y otros aspectos de su funcionamiento diario. Esto es importante para cualquiera, pero para alguien que vive con el VIH es particularmente crucial.

Debes lavarte muy bien las manos antes y después de manipular cada tipo de alimento.

Mantén separados todos los alimentos. Las carnes crudas, así como frutas, vegetales y verduras deben transportarse y almacenarse separadamente, es decir, sin que entren en contacto unos con otros.

Evita ingerir alimentos crudos, especialmente carnes.

Item text 4

Para más información hacer click aqui

No hay comentarios

Dejar una respuesta