Biosensor para detectar en una semana el VIH

Biosensor para detectar en una semana el VIH

0
Compartir

Como en la mayoría de las enfermedades, una detección temprana ayuda a sanar más rápidamente al afectado y evita su contagio. Pues bien, gracias a una investigación desarrollada por un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), podremos detectar el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) tipo 1 durante la primera semana tras la infección. O lo que es lo mismo, reducir a la mitad el tiempo necesario para detectar el virus; además de conseguirlo en un tiempo muy reducido, pues el tiempo total del ensayo es de menos de cinco horas.

Para ello, los investigadores han desarrollado un biosensor que combina estructuras muy pequeñas de silicio con nano partículas de oro, ambas funciones con anticuerpos específicos al antígeno p24, una proteína presente en el virus del VIH tipo 1. Las nanopartículas de oro presentan resonancias ópticas conocidas como plasmones y son capaces de dispersar la luz con mucha eficiencia. Por su parte, las estructuras micro mecánicas pueden detectar interacciones extremadamente pequeñas. La combinación de estas dos estructuras produce señales mecánicas y ópticas que se amplifican mutuamente y que permiten a los científicos detectar el p24 con una mayor facilidad.

“El tiempo total del ensayo es de cuatro horas y 45 minutos. Es realmente rápido, por lo que para confirmar el diagnóstico se podrían incluso repetir las pruebas y los resultados clínicos podrían estar el mismo día del control médico”, explica el investigador del CSIC Javier Tamayo, del Instituto de Microelectrónica de Madrid.

Pero los beneficios van más allá de la rapidez y la sensibilidad a los antígenos del virus. Otra de las ventajas es su producción a gran escala, su bajo coste y la simplicidad del sistema, pues el biosensor usa estructuras que se fabrican con tecnología bien establecida en micro electrónica. Tanto es así que el propio Tamayo no duda en verlo como un buen candidato para ser usado en países en vías de desarrollo.

La tecnología, patentada por el CSIC, está siendo además aplicada para la detección precoz de algunos tipos de cáncer. “El chip en sí mismo, la parte física, es el mismo para las pruebas de VIH que para la de los biomarcadores de cáncer. Lo que cambia es la parte química, la solución que colocamos para que reaccione según lo que estamos buscando. Por eso, nuestro trabajo fundamental se centra en desarrollar aplicaciones para esta nueva tecnología”, señala el científico.

Fuente: Pedro Miguel López Luna / Instituto Tecnológico Superior de Xalapa

No hay comentarios